Algunas pautas efectivas de una sesión de stretching, comienzan por la relajación y enfoque que se necesitan. Asi que, de entrada, lo primero que hay que hay que hacer es tumbarse sobre una colchoneta e intentar alcanzar el máximo de relajación.

Una vez conseguido, siguen los ejercicios de respiración. Estos deben ser en un ritmo suave, pero profundo, oxigenando bien todo el cuerpo. Esto con el fin de disminuir el estado de tensión de la musculatura y aumentar al máximo el rango de movimiento.

Cómo lograr una respiración consciente y profunda

Un buen ejercicio inicial tiene que ver en esencia con respirar profunda y lentamente. Comienza por inhalar por la nariz y exhalar por la boca. Toma unas 10 respiraciones profundas. Aprender a respirar de forma consciente te hará sentir más relajado, incluso durante tu rutina diaria.

Luego, viene la concentración en la respiración. Es importante no contener la respiración. Se recomienda hacer estos ejercicios de respiración profunda para mejorar tu rutina de estiramientos y obtener los beneficios de practicar stretching.
Después, llega el momento de realizar de forma suave las posturas que nos indiquen. Por eso, es importante llevar ropa cómoda que nos permita una mayor libertad de movimiento. Cuando se alcance la posición, hay que aguantar entre 10 y 30 segundos para, después, volver poco a poco a la postura natural.

Lo recomendable es hacer estos ejercicios de estiramiento o stretching con regularidad. Se sugiere una frecuencia de tres a cuatro veces por semana y mantener cada postura durante tres respiraciones profundas.

Visítanos en nuestro sitio web y entérate de estas y otras actividades, eventos y talleres. Natureishome.es es cultura, es familia y aprendizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *